Discurso de la 1era Junta Ampliada CEAL 2018, Panamá.

Camilo Atala F. | Presidente CEAL Internacional

 

Como Presidente de CEAL Internacional y, en nombre de todos los que forman parte de esta organización, quiero darles la bienvenida a nuestra primera Junta Ampliada y agradecerles por acompañarnos en estos días de trabajo, reflexión y sano debate.

Agradezco en especial,  la presencia del Excelentísimo Presidente de la República de Panamá, Juan Carlos Varela, así como a las autoridades del gobierno panameño que lo acompañan, a los expositores e invitados especiales.

Bienvenidos al CEAL, agradecemos el compromiso de estar aquí.

A los amigos del Capitulo Panamá, liderado por Juan Jose VanSice agradezco por organizar este encuentro, con una agenda  con iniciativas que favorecen la integración de nuestra región y que validan los esfuerzos para la creación de consensos entre el sector público y privado.

Este 2018 será un año de grandes transformaciones y pruebas políticas, económicas y sociales para América Latina.

Se presentarán grandes retos para nuestra integración regional y las relaciones de nuestra región con el mundo entero.

Seis países celebrarán elecciones presidenciales este año: Brasil, México, Colombia,  Costa Rica, Venezuela  y Paraguay . Además, El Salvador celebró elecciones legislativas y municipales este mes, y el Perú lo hará en octubre.

Ayer, en nuestra sesión política y económica concluimos que estas elecciones darán como resultados una nueva coyuntura política regional, en la que el sector privado podrá abogar por más transparencia, participación, y por la generación de más oportunidades para todos por igual.

Además, este año veremos como más de cien millones de millennials latinoamericanos acudirán a votar, dato importante ya que estamos pasando en un momento donde nuestros sistemas políticos están transformándose, y la participación de esta generación será clave para moldear el comportamiento de los gobiernos en los próximos años.

No obstante, a pesar de todos estos retos hay un panorama positivo para la región en el 2018, se anuncia por parte de organismos internacionales un crecimiento regional por el orden de 2.2%, lo que apunta a un continuo fortalecimiento del crecimiento económico global.

Tenemos una América Latina en movimiento, con ventajas  competitivas, siendo una de las que tiene mayor potencial como “economías emergentes”, con un PIB de 5,300 billones de dólares, representando mas del 7% del PIB mundial.  Tenemos una clase media en crecimiento, la cual creció 14% y alcanzó el 35% de la población en los últimos años.

Nuestros países están comprometidos a evolucionar tecnólogicamente para aumentar productividad.

La reconfirguración del mapa político y las perspectivas económicas son una oportunidad para exigir menos retórica y más acción, para estar al lado de la gente y trabajar en posicionar a América Latina en el radar de los inversionistas.

Hemos visto el establecimiento de relaciones entre China y Panamá. El Acuerdo de profundización del TLC entre China y Chile, acuerdos de cooperación de comercio e inversión entre China y Brasil, entre otros.

Con base en estos elementos y desde nuestro rol como empresarios, en esta junta de CEAL debemos responder la siguiente pregunta: ¿Cuál debe ser nuestra agenda para el 2018 para potenciar las ventajas que tenemos?

Nuestra propuesta cuenta  con cuatro aspectos clave:

  1. La oferta logística para la competitividad latinoamericana
  2. La gran conexión China – América Latina
  3. La globalización y gobernabilidad de nuestras naciones
  4. La competitividad de nuestras empresas.

Por esa razón, hemos seleccionado estos temas como los conductores de nuestro diálogo durante esta Junta Ampliada.

Desde CEAL insistimos en que analizar estos temas desde la óptica de las alianzas público-privadas, la integración y la cooperación regional y empresarial, es una solución práctica para elevar nuestro potencial, lograr beneficios mutuos, así como grandes impactos en nuestro desarrollo.

CEAL también busca transformarse con el propósito de consolidar su proyección a futuro con nuevas estrategias de acción y buenas prácticas, bajo tres pilares principales:

  • El fortalecimiento del Consejo, mediante una gobernanza institucional sólida, con un liderazgo de parte de los capítulos locales, en conjunto con una real evolución generacional.
  • El aumento de nuestra propuesta, mejorando el valor que agregamos e incrementando nuestra representación regional, a través de iniciativas locales e innovadoras.
  • El impulso de proyectos prioritarios, apalancando recursos, conocimiento e influencia de los miembros.

Como parte de esta nueva visión, nos hemos esforzado para crear experiencias exclusivas de interacción entre distintas generaciones del Consejo para consolidar la participación de nuevos empresarios jóvenes y líderes en CEAL, iniciando una transición generacional.

Actualmente, queremos continuar con la aproximación a los temas tecnológicos y, por esto, mañana tendremos a un, experto en inteligencia digital y hacking ético. En esta línea, estamos también analizando posibilidades con interesantes programas y experiencias, como los programas ejecutivos de MIT y Cheung Kong Graduate Business School de China e INCAE, entre otros.

Comenzamos así, un 2018 con fuerza, proyectos y grandes expectativas.

Nuevamente agradezco a todos por su presencia y participación. Los invito a sumarse a las iniciativas del CEAL, y a aportar hacia la prosperidad de nuestra América Latina.

Presidente Varela, lo felicitamos desde el CEAL y le reiteramos nuestro compromiso de trabajar en conjunto para velar siempre por una región unida, luchadora, transparente y vanguardista.

Muchas gracias.


 

Discurso de XXVIII Asamblea Plenaria CEAL, Los Cabos. México

Camilo Atala F. | Presidente CEAL Internacional

Muy buenas tardes señoras y señores, compañeros de CEAL.  Tengo el honor y el privilegio de darles la bienvenida a nuestra vigésimo octava Asamblea Plenaria del Consejo Empresarial de América Latina, en la que estaremos dialogando sobre nuestra región y el Compromiso Empresarial, oportunidades, cambios y la necesidad de reinventarse. ¿Estamos siendo exitosos como región? ¿Cómo nos ven desde otras regiones? ¿Qué oportunidades y buenas prácticas debemos aprovechar y qué debemos cambiar?

Estar aquí hoy en México me recuerda lo indefensos que somos ante los efectos que puede tener la Madre Naturaleza en nuestros pueblos y nuestros hogares: la devastación de Irma en varias naciones del Caribe, las heridas de María en Puerto Rico y los estragos causados por el terremoto aquí en México.

Pero también me llena de energía e inspiración, al ser testigo de cómo estas situaciones pueden sacar los mejor de los seres humanos. Las muestras de solidaridad y de fuerza en el trabajo conjunto, demostrando que unidos siempre logramos más y que los grandes pueblos – como los grandes equipos– se pueden crecer ante la adversidad.    Todo nuestro respeto, solidaridad y reconocimiento a las autoridades y al pueblo mexicano por la fortaleza demostrada.

Aprovecho también para felicitar al Capítulo CEAL de México, a mi amigo Juan Cortina y todo su equipo, por el esfuerzo y compromiso de haber organizado este exitoso evento de una forma impecable en momentos tan desafiantes.

Ahora bien, es más fácil actuar unidos y comprometidos ante un gran desastre natural.
Sin embargo, demostrar esa clase de compromiso solidario y humano en circunstancias normales toma otro tipo de esfuerzo, una fuerza de voluntad diferente, pero también una conciencia más alta, pues implica ir más allá del interés particular y plantearnos actuar con la misma intensidad por el bien común.  Ya no podemos conformaros con cumplir nuestro deber, sino que unidos tenemos que plantearnos lograr lo extraordinario, lo que de entrada no nos parece probable, pero que, si lo vemos con ojos de emergencia o de oportunidad, puede ser posible.

Es así que entendemos la necesidad de ser empresarios humanos, éticos y responsables. Ya que sólo así podremos tener empresas sustentables que contribuyan a crear países sostenibles.

La lección es que no tenemos que esperar a momentos difíciles e imprevistos para sacar lo mejor de nosotros mismos.  Hoy, el mundo cambia constantemente y los cambios se dan con una rapidez tan vertiginosa que nos obliga a tener que reinventarnos continuamente.   Esto es lo que hemos estado trabajando en CEAL durante este año.

¿Qué sería nuestro mundo sin las famosas Apps en nuestros móviles?  Ahora ya no gana el más grande sobre el más pequeño, sino el más rápido sobre el más lento, porque hoy día, cualquier David le gana al Goliat.  Si no, veamos cómo los disruptores están revolucionando diversas industrias:  las FINTEC y el BITCOIN en las finanzas; las impresiones en 3D en la confección y construcción.  Nos preguntamos ¿cómo es posible que la mayor compañía de alojamiento – AirBnb- no posea ni un solo hotel, o que la mayor empresa de taxis, Uber, no tenga ni un sólo carro! La realidad de hoy es que, o nos reinventamos … o morimos.

Este compromiso con la innovación necesariamente viene de la mano de los jóvenes, por lo que estamos fortaleciendo nuestra apuesta por la nueva generación de líderes de CEAL con la vinculación de Carlos Enrique Mata Saravia, empresario joven de Guatemala, quien se ha comprometido a trabajar para encabezar los esfuerzos de la organización con empresarios y emprendedores jóvenes en la región.

A través de estas gestiones, el Consejo creará una “Red de Jóvenes CEAL”, que se dedicará a fomentar la atracción de jóvenes a los capítulos de CEAL como miembros activos y formales, a desarrollar eventos locales y regionales y a generar nuevas alianzas enfocadas en la juventud latinoamericana.

Nada sería más satisfactorio para mi persona, la Junta Directiva y para CEAL, que la semilla sembrada siga atrayendo a los jóvenes y contribuyendo en el fortalecimiento de los Capítulos locales, porque ese es el presente y el futuro de cada nación miembro, de Latinoamérica y del mundo.  Quiero exhortarlos a que sigamos sumando a las nuevas generaciones, a nuestros relevos, ya que nada es estático, la evolución es a diario.

Para ahondar sobre estos conceptos, tendremos a David Roberts, uno de los expertos más relevantes en innovación a escala global, representando a Singularity University, una universidad referente de Silicon Valley. El nos estará compartiendo sus conocimiento y visión sobre la innovación y su relevancia para el desarrollo de nuestras empresas y países.

También estará con nosotros la Escuela de Negocios Cheung Kong, única de carácter privado en China, que puede ser un puente para los negocios y emprendimientos con esta región del mundo con quien estamos organizando un viaje de negocios a ese país que contará con la participación de la Red de Jóvenes y de los miembros de CEAL.

Este año en CEAL también hemos trabajado para fortalecer a los capítulos locales realizando nuestras juntas ampliadas en Guatemala y Argentina, con la finalidad de demostrar que esos capítulos tienen todo el potencial necesario para convertirse en la voz del empresariado en esos países.  Así, hemos participado en eventos de importancia como el Foro del Sector Privado de la OEA, donde dejamos clara nuestra posición favorable ante la integración de las Américas, y en la Conferencia para la Prosperidad y Seguridad de América Central en Miami, donde demostramos nuestra disposición a trabajar por el desarrollo de los países de Centroamérica.

En Argentina abordamos temas que hacen difícil –aunque no imposible—romper el círculo vicioso de la pobreza, como el flagelo de la corrupción. Como empresarios responsables de generar 9 de cada 10 puestos de trabajo, acordamos que sí podemos generar un impacto decisivo– ya que, si fortalecemos la ética y transparencia dentro de nuestras organizaciones y con nuestros proveedores y socios de negocio, podemos tener un enorme efecto multiplicador y revertir lo que ahora quizá parezca irreversible.

En CEAL nos hemos propuesto ser parte de la solución y no del problema, fortaleciendo nuestra actitud de tolerancia cero ante la corrupción, mejorando el acceso a la información y desarrollando políticas sólidas en términos de gobernanza y cumplimiento.  En este sentido, me complace anunciar que próximamente procederemos a firmar un memorándum de entendimiento entre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Interamericana de Inversión (CII) y CEAL. La misión del BID y de la CII es ayudar a acelerar el desarrollo social y económico de los países miembros a través del estímulo en la inversión privada, lo que hace que ambas instituciones se complementen. Es ahí donde CEAL, que cuenta con una red de empresarios en toda la región, juega un rol importante para promover ese desarrollo y para buscar temas afines que a futuro profundicen la relación entre estos tres entes.

Este acuerdo permitirá que siempre haya un representante del BID en las reuniones del CEAL y, a su vez, que el CEAL pueda ser representado en las algunas reuniones del BID. Esto facilitará el intercambio de información y fortalecería la voz del empresariado latinoamericano en foros de gran importancia para el desarrollo regional. Además, el convenio nos impulsa a continuar trabajando acciones comunes con el BID y la CII, que apoyen la ética y la transparencia empresarial, y que aporten en la lucha contra la corrupción en América Latina.

Como empresarios, debemos contagiarnos de un espíritu de renovación e innovación, y que nuestro compromiso no sea sólo con el éxito de nuestras compañías, sino también con el desarrollo de América Latina.

Por eso, quiero resaltar el ejemplo de México, un país que ha mantenido con fortaleza el interés nacional en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Estados Unidos. Asimismo, buscan nuevos aliados comerciales, fortalecer los vínculos existentes, ya que se requiere de la diversificación y ampliación de sus relaciones comerciales.  Grandes empresas mexicanas nos compartirán sus experiencias frente a este contexto y cómo han logrado posicionarse como líderes no sólo en su país, sino a nivel global.

Por eso, América Latina debe generar una agenda común, con normativas, procedimientos y estándares comunes. No hay duda de que acuerdos como la Alianza el Pacífico deben continuar, fortalecerse y replicarse ya que traen un gran beneficio para toda la estructura industrial y comercial de los países partícipes. Empresas extranjeras estarán mañana con nosotros para compartirnos su visión de hacer negocios en Latinoamérica, desde el ámbito de la salud, con el Houston Methodist Hospital, hasta la Autoridad del Canal de Panamá, ACP, un gran ejemplo de reinvención y vanguardia.

Si algo hemos aprendido en las últimas décadas, es que tenemos que trabajar y reaccionar colectivamente, sector privado y sector público, para encontrar soluciones y adaptar nuestros modelos de negocios a las nuevas realidades del mundo.

Organizaciones como la nuestra tienen un papel determinante en poner en la conversación de nuestras sociedades una agenda de más y más osados emprendimientos, pero sin dejar de lado cuestiones como derechos humanos, género, pobreza, medio ambiente y salud.

Por eso quiero aprovechar para agradecer a la Comisión Ejecutiva, a la Junta Directiva de CEAL, y a esta Asamblea, por otorgarme el honor y privilegio de presidir este Consejo para el período 2017-2018. Acepto esta responsabilidad con humildad y con mi más alto compromiso de servirle al Consejo en el desarrollo de sus objetivos, así como de seguir trabajando por una mejor Latinoamérica a través del fortalecimiento del rol responsable y constructivo del sector privado en nuestros países.

Quiero agradecer a mis vicepresidentes, Juan Cortina Gallardo, y a Carlos Enrique Mata, presidente del Capítulo de Guatemala, quienes han dado todo de sí mismos durante este año para impulsar la agenda que acordamos.  También a los expresidentes de CEAL, Ingo  Ploger y  Sammy Urrutia y Juan Carlos Fábrega, delegado fiduciario, cuyo compromiso con los objetivos de la organización es palpable y evidente.

Desde que asumí la Presidencia de CEAL, me comprometí a promover esfuerzos hacia la construcción de un plan estratégico que nos mantenga vigentes en la agenda regional y como voz del empresariado.

Creo que logramos avances muy importantes, pero lo mejor está por venir.   Y eso es un CEAL renovado, diferenciado y con valor agregado.  Ese es el plan estratégico que hemos venido trabajando con la consultora McKinsey, en particular con Andrés Cadena y Felipe Child, a quienes agradezco su compromiso y apoyo. Comparto los lineamientos con ustedes.

El plan consta de tres pilares para los próximos años:

  • Fortalecer el Consejo en el liderazgo, gestión de capítulos y evolución generacional, sustentado por su gobierno institucional.
  • Transformar nuestra propuesta de valor, creando CEAL 2.0 como mecanismo de diferenciación con otras organizaciones, acoplados a las nuevas necesidades de los líderes empresariales latinoamericanos.
  • Desde el punto de vista de la innovación, CEAL debe generar un impacto que vaya más allá del Networking. Nosotros, en nuestro rol de integrador regional, tenemos que funcionar como un articulador de mejores prácticas y de actores clave en temas de innovación y el sector privado a fin de promover el desarrollo de nuestros países.

Hemos estado armando el plano de la casa. Ya está listo y ya tenemos la ruta definida.  La pregunta que les hago a ustedes esta noche es: ¿estamos aquí para ser espectadores o para ser parte de la narrativa del futuro que será viable y relevante para nuestra región? Estoy seguro de que todos los que estamos aquí queremos construir un mejor futuro para todos. Por eso:

  • Abracemos la innovación y a nuestra constante reinvención como un modo de vida
  • Escojamos siempre las mejores prácticas, seamos cada vez más auténticos en nuestras intenciones, y más éticos y transparentes en cada una de nuestras acciones
  • Incluyamos a los jóvenes y su energía, para ser cada vez mejores agentes de cambio para nuestros pueblos
  • Seamos siempre empáticos con los más vulnerables y apuntemos siempre al bien común en todo lo que emprendamos.

¡Quedan todos invitados a ser parte del futuro!

Muchas gracias.


Discurso de Apertura 2da Junta Ampliada CEAL 2017. Buenos Aires, Argentina.

Camilo Atala F. | Presidente CEAL Internacional

 

Como Presidente de CEAL Internacional y, en nombre de todos los que forman parte de esta organización, quiero darles la bienvenida a nuestra Segunda Junta Ampliada y agradecerles por acompañarnos en estos días de trabajo, reflexión y sano debate.

Agradezco a nuestro amigo Alejandro Reynal y al Capítulo de Argentina por convocar esta reunión y proponer esta agenda, entendiendo que es un tema que requiere del esfuerzo de toda la sociedad.

Por eso, me da mucho gusto recibir a nuestros invitados a este evento periodistas, ex ministros de justicia, presidentes de consejos de Transparencia, comisionados contra la impunidad, exfiscales de la Corte Penal, en fin, el primer plano de la lucha contra la corrupción y la impunidad en América Latina. Sean ustedes bienvenidos a CEAL y agradecemos el compromiso de estar hoy aquí.

La corrupción ha estado en las primeras planas de los periódicos de nuestra región.  Y así debería serlo, ya que tiene un efecto directo sobre nuestras economías y nuestras sociedades.  El Banco Mundial estima que los pagos anuales por concepto de corrupción exceden el 2% del PIB mundial[1] y el FMI estima que éstos superan el billón de dólares[2], siendo Latinoamérica una de las regiones más corruptas. ¡Realmente alarmante!

Esto incide en menos servicios ciudadanos o de menor calidad, especialmente para los más necesitados, y en un debilitamiento de las instituciones y de la seguridad jurídica, lo que ahuyenta la inversión extranjera directa.En ciertas instancias, la corrupción también da pie o viene amarrada al narcotráfico y la violencia.  Flagelos que, de por sí, debilitan a la sociedad.

Nosotros como empresarios jugamos un papel importante en la lucha contra la corrupción, ya que tenemos un rol transformacional en el desarrollo económico y social de nuestros países, y la corrupción es uno de los principales obstáculos para el progreso de nuestra región.

Hacer negocios en un país en el que la aplicación de la ley no garantiza una seguridad mínima y una competencia justa a las empresas, hace que muchas compañías decidan no operar en países con entornos corruptos, lo que disminuye el crecimiento económico y afecta a los más desfavorecidos.

Lo más preocupante es que la corrupción agudiza la pobreza. El vínculo entre las dos es claro, ya que afecta a las finanzas públicas, la distribución de riquezas, la libre competencia, que es uno de los principios que nosotros defendemos en CEAL, y hasta el acceso a servicios que deberían ser básicos, como la salud.  Porque la corrupción no solo limita a que la gente de escasos recursos tenga acceso a los bienes y servicios públicos, sino que también incrementa la brecha económica.

Las tantas formas de corrupción, que desvían para fines personales los fondos que deberían utilizarse para construir más hospitales, más viviendas de calidad, mejores vías de comunicación y, sobre todo, una mejor infraestructura educativa y social, produce mayor exclusión de los sectores más necesitados.

Un estudio de Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo del 2014, por ejemplo, estima que la corrupción incrementa el costo de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la Organización de Naciones Unidas, para proveer educación para todos, a US$ 30 mil millones[3]!  Eso, sencillamente, no debería de ser así.

Una sociedad corrupta es una sociedad muy enferma, y como con cualquier enfermedad de gravedad, es necesario que todos pongamos nuestro trabajo y esfuerzo para acabar con este mal que aqueja a nuestros países.

Por eso, nosotros como empresarios, quienes jugamos un papel importante en la generación de empleo y en el desarrollo de nuestros países, tenemos que unirnos en la lucha contra la corrupción. Ayudar a combatirla es ayudar a acabar con la pobreza en América Latina.

Según un ensayo de la Universidad de Exeter, los países que le han hecho frente a la corrupción han incrementado sus ingresos per cápita por hasta 400 por ciento[4]. Por su parte, el Banco Mundial afirma que, si los países en desarrollo pueden controlar la corrupción y si se aplican las leyes que protegen la seguridad jurídica, los ingresos per cápita incrementarían – a largo plazo– más de cuatro veces.  En promedio, el sector productivo podría crecer más rápidamente – alrededor de un 3% por año. E indicadores sociales como la mortalidad infantil podrían disminuir en un 75%[5]!!!   Cifras realmente importantes!!!

Está claro que sí se puede revertir lo que parece irreversible. Por eso, para nosotros los empresarios, luchar contra la corrupciónsignifica dar el ejemplo, y ser partícipes en el desarrollo económico de nuestras naciones contribuyendo con la eliminación de los escenarios donde la corrupción cobra fuerza.

Implica regresar a lo básico:  comportamientos fundamentados en valores.  En hacer las cosas bien, por sobre todo lo demás. Si nosotros generamos 9 de cada 10 puestos de trabajo, y podemos generar una cultura de valores y transparencia que permee a lo largo de nuestras organizaciones, logramos un efecto multiplicador con una fuerza impresionante.

Potter Stewart, quien fue Juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos comentó que “la ética significa conocer la diferencia entre lo que tenemos derecho a hacer y hacer lo correcto”.

En CEAL nos hemos comprometido a hacer lo que es correcto, entendiendo que la solución pasa por la transparencia y por la educación de valores que enseñe a los ciudadanos a repudiar la corrupción. Por eso, todos los miembros seguimos trabajando para fortalecer el código de ética de nuestras empresas, hacer que este código se cumpla y no se quede en letra muerta, y aplicar las mejores prácticas en materia de prevención, detección y vigilancia de delitos en el seno de nuestras organizaciones.

Pero esta trasmisión de valores no puede quedarse a lo interno de las empresas. Debemos ir más allá. América Latina es la región más joven de todo el planeta y, según el Banco Mundial, ocupa el segundo lugar en el mundo como la región con más emprendimientos manejados por jóvenes[6]. Apoyando iniciativas que permitan que la mayor cantidad posible de jóvenes tenga acceso a una educación integral y holística, estamos quitándole espacios a la corrupción.

Debemos resaltar el rol que deben cumplir todos aquellos jóvenes que están tomando y que tomarán el rol de sus padres en el manejo de las grandes empresas de esta región. Es importante que siempre tengan en mente estos valores y que sigan desarrollando los negocios con un enfoque social que nos permita avanzar en el progreso de nuestros países.

Ser empresario implica sacrificio y trabajo intenso que genera muchos beneficios más allá de la propia empresa — a los empleados, a sus familias, a las comunidades donde hacemos negocio y a la sociedad en general.

Actualmente, los empresarios nos hemos visto expuestos a acusaciones por parte de la opinión pública, y en muchos casos, hemos logrado demostrar que nos hemos mantenido apegados a la ley y que somos respetuosos del deber ser. Sin embargo, el daño a la reputación del sector privado es claro y por esto, tenemos que ser mucho más cuidados y evaluar siempre nuestros negocios con ética y responsabilidad.

CEAL está comprometido a ser parte de la solución y no parte del problema. Las empresas tenemos que fortalecer nuestra actitud de tolerancia cero ante la corrupción, redoblar esfuerzos para mejorar el acceso a la información y desarrollar políticas sólidas en términos de gobernanza y cumplimiento.

CEAL, como una organización líder en el ámbito económico y empresarial, puede y debe convertirse en un referente que genere este tipo de estándares que alineen los esfuerzos del empresariado latinoamericano y que los comunique. Este debe ser el espíritu que nos guíe siempre y que nos permita avanzar en la consecución de una sociedad más ética y más transparente.

Muchas gracias.

Fuentes

[1]http://www.worldbank.org/en/topic/governance/brief/anti-corruption

[2]http://www.imf.org/external/pubs/ft/sdn/2016/sdn1605.pdf

[3]http://www.undp.org/content/dam/undp/library/Democratic%20Governance/Anti-corruption/globalanticorruption_final_web2.pdf

[4]https://business-school.exeter.ac.uk/documents/papers/economics/2007/0702.pdf

[5]https://blogs.elconfidencial.com/economia/big-data/2013-02-06/corrupcion-y-actividad-economica_436589/
http://thediplomat.com/2016/05/corruption-economic-development-and-poverty-alleviation/

[6]http://www.worldbank.org/en/news/feature/2015/09/30/emprender-esta-de-moda-en-america-latina

 


Discurso de Apertura 1era Junta Ampliada CEAL 2017. Antigua Guatemala.

Camilo Atala F. | Presidente CEAL Internacional

Es un honor para mí estar hoy aquí presente y darles la más cordial bienvenida a nuestra Primera Junta Ampliada CEAL 2017, en la cual trataremos diversos temas sobre el desarrollo económico y social de América Latina y que son de interés para todos los asistentes.

Quiero comenzar por felicitar al Capítulo de CEAL Guatemala, a mis amigos Carlos E. Mata, Emmanuel Seidner y todo su equipo, por el esfuerzo y compromiso con el Consejo para montar este exitoso evento.

Señor Canciller, amigos empresarios, todos…

Somos testigos de que Latinoamérica y el mundo están viviendo cambios trascendentales que impactan nuestro rol como empresarios.

El cambio tecnológico siempre se acelera; nunca se estanca con el tiempo. Un claro ejemplo son los avances que hemos visto en las tecnologías. Es difícil imaginar que apenas diez años atrás no existían los dispositivos inteligentes como el iphone, las aplicaciones de mapas (¿cómo llegábamos a los sitios?), ni las redes sociales (aunque en realidad, Facebook inició hace 11 años): Twitter nació hace nueve e  Instagram se lanzó hace cuatro.   Ahora,  ¡más de 2 mil millones de personas tienen perfiles sociales!

Por eso, el tema que nos convoca hoy es el de “Las Macro Tendencias Globales y la relación con Estados Unidos”, tendencias que sin duda afectarán, o ya afectan, nuestras vidas y negocios.

Hoy en día, los cambios se dan de manera exponencial.  El mundo ha cambiado más en los últimos cinco años que en los 20 pasados. Estas macrotendencias nos presentan el desafío de reinventarnos y renovarnos constantemente, no sólo como personas y como empresarios, sino también como sociedades y países. Es la única manera de mantenernos competitivos y de enfrentar los nuevos retos y aquellos viejos problemas que todavía no hemos podido solventar por completo.

En este contexto, los empresarios debemos ser parte de la solución y no del problema, debemos ser protagonistas y no sólo espectadores.

Y nuestra organización, CEAL, no se puede quedar atrás en esta transformación.  CEAL también debe renovarse, pero la pregunta es: ¿Hacia dónde y cómo nos reinventamos? Lo primero es reconocer que las cosas han cambiado y estar convencidos que, en este contexto, nosotros también debemos renovarnos.  Luego, ya que los cambios son tan vertiginosos, planear una estrategia sólo para el mediano plazo… ya que en cinco años las cosas habrán cambiado de nuevo.

La buena noticia es que ya hemos iniciado el desarrollo de un plan estratégico que guiará la transformación de CEAL.  Esta estrategia apoya el plan de trabajo propuesto para este período, en el que buscaremos desarrollar un diálogo permanente entre los capítulos, empoderándolos y dándoles las herramientas que faciliten el intercambio de lecciones aprendidas. Esta transformación no podrá ser posible sin la participación activa de todos los miembros, así como la de los jóvenes, quienes serán, en un futuro, los encargados de continuar este legado.

Hemos diseñado la agenda de esta primera Junta Ampliada con paneles que tienen como objetivo abrir una discusión donde podamos establecer los principios que definan la estrategia y el propósito de nuestra transformación.

Iniciaremos el día analizando con McKinsey Global Institute el enfoque de su último informe ¿Qué tan informados y preparados estamos sobre las fuerzas que hoy rigen al mundo y a nuestros negocios? Quiero agradecer a Andrés Cadena y Hugo Baquerizo por todo su apoyo y por el conocimiento que van a compartir con nosotros.

Continuaremos abordando otro tema de vital importancia para nosotros los latinoamericanos: el rumbo de las relaciones de Estados Unidos con nuestros países, uno de los principales socios de la región.

Aunque  todavía hay incertidumbre sobre la política de comercio exterior del nuevo presidente de Estados Unidos,  ya amenaza con imponer el proteccionismo y desarticular la globalización.      Los efectos ya se están sintiendo en nuestro hermano país de México.

Esto nos obliga a replantearnos las estrategias de país – gobierno, empresa y sociedad civil—para ser menos dependientes de los mercados externos ….de un socio comercial en particular, y llevarnos a diversificar nuestros mercados y a fortalecer e incrementar el comercio intrarregional.

Para abordar este tema, hemos invitado al expresidente de México, Felipe Calderón, para que aporte a esta importante discusión. El ex presidente es reconocido por haber dejado una profunda huella en su país como demócrata y como defensor del Estado de Derecho.

Como CEAL, queremos  expresarle a la actual administración de Estados Unidos  que los lazos de integración y cooperación forjados en el pasado,  nos benefician a todos. Y por lo tanto, esperamos que se mantengan y consoliden.

Estamos ante un momento de reflexión donde debemos analizar el estado de la competitividad de América Latina y la urgente necesidad de desarrollar una sólida infraestructura productiva.

Como empresarios y como ciudadanos latinoamericanos, requerimos una infraestructura de transporte, energía y telecomunicaciones que realmente apoye la integración, productividad y la movilidad social, pieza clave para reducir la pobreza.

Conscientes de que nuestros gobiernos no pueden realizar solos este esfuerzo, como empresarios podemos y debemos involucrarnos en la financiación, ejecución y gestión de proyectos de infraestructura.

Hoy, de la mano de la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), el brazo privado del BID, analizaremos este panorama para cerrar la brecha existente entre la oferta y demanda de infraestructura. Actualmente, América Latina invierte cerca del 3% de su Producto Interno Bruto (PIB) en infraestructura, siendo ideal llegar a una inversión del 6,2% anual del PIB al 2020, lo que representará unos 320.000 millones de dólares. Estas inversiones contribuirán a incrementar la cobertura y a mejorar la calidad de los servicios básicos como alcantarillado y aguas limpias, así como el transporte y la conectividad, lo que permitirá incrementar el bienestar general de la población.

En el marco de la celebración del año internacional del turismo sostenible para el desarrollo y el auge de nuestra región como destino turístico, conversaremos también de los efectos de este sector en el crecimiento de América Latina.

Como sabemos, el turismo, la llamada industria sin chimeneas, es una de las actividades más productivas que se conocen.

Este sector necesita un alto número de trabajadores y de servicios y productos de diversos sectores, convirtiéndolo en un formidable generador de empleos cuyos efectos se sienten en prácticamente todas las áreas de la economía.

Para cerrar nuestra jornada, analizaremos un tema que a muchos nos inquieta, tanto por sus efectos como por el manejo del mismo: el llamado social media.

El desarrollo de la tecnología ha traído ventajas y oportunidades inimaginables, pero también nos ha expuesto a nuevas amenazas. Sergio Roitberg, CEO de la firma consultora Newlink, nos estará ilustrando cómo las nuevas tecnologías pueden minar – de la noche a la mañana- la reputación de personas, familias y empresas que han trabajado toda una vida para construir un legado, y qué podemos hacer al respecto.

Queridos amigos y colegas empresarios:

Como sector privado somos responsables de generar casi el 90% de toda la actividad económica de la región, y de crear 9 de cada 10 puestos de trabajo. Nosotros, los empresarios de la región, podemos impulsar una verdadera transformación.

Si queremos tener naciones prósperas de las que se erradique la pobreza, tendremos que desarrollar un tejido empresarial denso, variado y exitoso.

No podemos ser observadores pasivos, debemos ser partícipes activos en la transformación de nuestros países y trabajar de la mano con nuestros gobiernos con el fin de impulsar el desarrollo social y económico de la región. Debemos aportar a un desarrollo sostenible con acciones responsables y transparentes, con el fin de ser parte de la solución.

Estoy convencido que nuestro aporte como empresarios latinoamericanos puede hacer la diferencia. Somos un punto de encuentro y debate franco sobre los temas trascendentales para nuestra región. Por lo tanto, hay que examinar el momento en el que estamos, intercambiar ideas y definir lo que debemos hacer para beneficio de todos.

 

Espero que esta Junta mantenga lo que ha sido hasta ahora su gran activo, la posibilidad de un diálogo franco y abierto que genere el compromiso en cada uno de nosotros, de promover cambios económicos y sociales que busquen disminuir la brecha de desigualdad que aqueja la región.

Sean todos bienvenidos a esta histórica y bella ciudad de Antigua, que nos acoge, y a la que reitero y agradezco, en nombre de los empresarios de Latinoamérica, por su generosa hospitalidad.

Muchas gracias.


Discurso Toma de Posesión Presidente Internacional 2016-2017

XXVII Asamblea Plenaria CEAL. Miami. EE.UU.

Camilo Atala F. | Presidente CEAL Internacional

Muy buenas tardes señores y señoras; compañeros del CEAL.

Es un honor estar hoy aquí, en la culminación de esta Asamblea Plenaria. Les agradezco a todos ustedes su presencia.

Quiero comenzar por felicitar al Capítulo de CEAL Miami, a mi amigo Roberto Zamora y todo su equipo, por el esfuerzo y compromiso de haber organizado este exitoso evento de una forma impecable. ¡Por favor acompáñenme a felicitarlos!

Permítanme, ante todo, agradecer a la Comisión Ejecutiva, a la Junta Directiva de CEAL, y a esta Asamblea, por otorgarme el honor y privilegio de presidir este Consejo para el período 2016-2017. Acepto esta responsabilidad con humildad y con mi más alto compromiso de servirle al Consejo en el desarrollo firme de sus objetivos, así como de seguir trabajando por una mejor Latinoamérica a través del fortalecimiento del rol responsable y constructivo del sector privado en nuestros países.

Tengo el honor de ser acompañado por dos nuevos Vicepresidentes, Juan Cortina Gallardo, presidente del Capítulo de México, y a Carlos Enrique Mata, presidente del Capítulo de Guatemala, dos empresarios de visión y de gran trayectoria, presidentes de Capítulos sólidos y representativos de nuestro Consejo. A los dos, desde ya, les extiendo mi más sincero agradecimiento por su disposición y compromiso en aceptar este reto. Estoy seguro que, con el apoyo de ustedes, del Consejo Consultivo y los Presidentes de Capítulo, nuestra organización hará realidad los propósitos establecidos.

Como hemos visto durante estos días, Latinoamérica y el mundo entero están viviendo cambios trascendentales que impactan nuestro rol como empresarios, siendo uno de ellos la reciente elección presidencial en Estados Unidos. El pueblo norteamericano ha tomado su decisión. La relación de América Latina con Estados Unidos continuará siendo vital para nuestras economías y para nuestra seguridad hemisférica. En este sentido, y en la medida que sea relevante, CEAL colaborará con la Administración del presidente electo, Donald Trump y con las Instituciones de este país, en todos aquellos temas de mutuo interés y que sean de nuestra competencia.

Tenemos un gran potencial como región. Latinoamérica representa hoy el 8.5% de la población mundial con más de 625 millones de habitantes. Su PIB representa el 7% del PIB mundial.

Sin embargo, pese a los avances sociales registrados en la última década, todavía el 29% de los latinoamericanos (175 millones) vive por debajo de la línea de la pobreza y el 12% (75 millones) en situación de pobreza extrema.

Esta es la realidad que hoy nos impone nuevos desafíos que debemos afrontar con inteligencia, responsabilidad y de manera propositiva, en vista al futuro inmediato de nuestros países y de nuestra región.

Entonces. ¿Qué puede hacer CEAL para hacer la diferencia en este contexto?

El sector privado es responsable de generar casi el 90% de toda la actividad económica de la región, y de crear 9 de cada 10 puestos de trabajo. Nosotros, como empresarios de la región, somos los que tenemos la responsabilidad de impulsar una verdadera transformación.

Debemos asumir nuestro rol y ejercer nuestro liderazgo como agentes de cambio.

Aunque CEAL tiene ya un camino definido, hay que ser innovadores para ayudar a la región a afrontar sus desafíos más urgentes. Mi invitación y plan de trabajo, es el desarrollo de un diálogo permanente entre los países, compartir las lecciones aprendidas, y seguir trabajando junto a los gobiernos en estrategias efectivas que eleven nuestra productividad.

Quisiera destacar, entonces, los tres pilares fundamentales que impulsaré desde la honrada tarea que asumo hoy.

El primer pilar es EMPODERAR A LOS CAPITULOS LOCALES. Esta será una de mis prioridades como Presidente de CEAL, apoyar a cada uno de los 21 capítulos que conforman nuestro Consejo en su dinámica, revitalización y acciones; tender puentes y fortalecer el espíritu de cooperación que nos caracteriza e incentivar acciones locales que agreguen valor a su empresariado y al país.

Clave es el compromiso incondicional de cada Capítulo CEAL que, trabajando de la mano de las organizaciones empresariales locales, asume un rol activo, propositivo, responsable y complementario a los esfuerzos de nuestros gobiernos. Acá no se trata del sector privado versus sector público. Para sacar a nuestros países adelante, tenemos que trabajar en equipo bajo un misma visión conjunta y constructiva con gobiernos que estén dispuestos a planificar a largo plazo y a trabajar en programas sostenibles para nuestras futuras generaciones, de una manera responsable, transparente y apegada al imperio de la ley.

Para esto es necesario fortalecer cada Capítulo de CEAL. Dotarlos de mayor peso para que su acción sea palpable a nivel local.

Estoy convencido de esto porque hoy el Capítulo de Honduras se ha convertido en un actor relevante y de peso en la creación de oportunidades para el país. Quisiera reconocer el compromiso y apertura del Presidente Juan Orlando Hernández (señala al Presidente, en reconocimiento), para trabajar mano a mano con CEAL y el sector privado, en impulsar proyectos de país, como es el Programa Honduras 2020. Este es un esfuerzo conjunto de CEAL y el gobierno, considerado como la iniciativa económica más importante del país, que busca generar empleo masivo mediante la promoción de seis sectores en los que Honduras tiene una fuerte ventaja competitiva.

PROMOVER MEJORES PRÁCTICAS es el segundo pilar. Además de ser una excelente plataforma de negocios y networking, creemos que CEAL puede cumplir una función sumamente útil a la hora de fomentar y compartir mejores prácticas.

Como empresarios integrales debemos ser conscientes del impacto que nuestra actividad tiene en nuestras sociedades y de las exigencias que esta nueva era impone sobre nosotros. Recordemos que somos más de 600 empresarios en este Consejo, una red con un sinfín de oportunidades y un potente efecto multiplicador. Imagínense el impacto que podemos lograr si todos en conjunto ponemos nuestro granito de arena y nos comprometemos a actuar con ética, a aplicar las mejores prácticas de gobierno corporativo y a contribuir directamente a una mejor Latinoamérica, con programas de responsabilidad social de alto impacto que complementen los esfuerzos gubernamentales.

Vamos a impulsar un plan a largo plazo para que los miembros puedan conocer, compartir e implementar los mejores estándares, a través de foros y eventos.

Porque ser verdaderos agentes de cambio para impactar positivamente el desarrollo de nuestros países exige una nueva forma de ver la vida, el trabajo y el rol social. Es financiar proyectos responsables con el medio ambiente, apoyar el desarrollo profesional y personal de nuestros colaboradores. Buscar e impulsar mejores prácticas en nuestros negocios y trabajar acorde con los estándares más altos de ética y transparencia.

Vivimos y trabajamos en un mundo de constante cambio, donde reina la incertidumbre y los cambios se dan con una rapidez exponencial. Donde todo es mucho más complejo: la fragmentación, la hiperconexión, la tecnología que cambia constantemente, la fuerza laboral que comprende desde los millenials hasta los baby boomers, todos con necesidades, aspiraciones y estilos totalmente diferentes.

Un mundo donde debemos empezar a sentirnos cómodos, estando incómodos. Esto nos obliga a reinventarnos constantemente para estar a la altura de los nuevos tiempos. Todos lo deberíamos hacer en nuestras empresas o nos quedamos obsoletos. Por eso, considero que es importante contar con un CEAL RENOVADO, uno donde los jóvenes tengan una participación activa y transformadora que, desde sus nuevos modelos y tendencias, nos aporten nuevas perspectivas y propuestas a nuestros objetivos. Este será el tercer pilar de enfoque.

Ya hemos iniciado una consulta que nos permitirá desarrollar con precisión acciones puntuales para vincular las nuevas generaciones a CEAL. Nada me encantaría más, que dejar conformado un grupo de jóvenes líderes entusiastas y con sentido de pertenencia, que le aporten a CEAL un nuevo aire en su evolución y adaptación a estos nuevos tiempos.

Estoy convencido que, fortaleciendo los capítulos locales, promoviendo mejores prácticas empresariales e involucrando a las nuevas generaciones al Consejo, entre otras acciones, permitirán mejorar y consolidar la imagen del empresariado latinoamericano y dar visibilidad a sus iniciativas.

Finalmente, me permito en nombre de todos los miembros del Consejo, agradecer de manera muy especial a Ingo Plöger, su entrega y dedicación como Presidente de CEAL.

Tu acertada visión sobre nosotros y nuestra región logró destacar el rol de CEAL como la voz de los empresarios de América Latina y como institución alerta y atenta a cooperar con gobiernos y organismo internacionales en la búsqueda de la prosperidad de la región y en la consecución de una América sin Fronteras.

Muchas gracias y nos vemos en nuestras próximas juntas ampliadas en Guatemala y Perú, y en la Asamblea Plenaria en México.