Discurso de Apertura 1era Junta Ampliada CEAL 2017. Antigua Guatemala.

Camilo Atala F. | Presidente CEAL Internacional

Es un honor para mí estar hoy aquí presente y darles la más cordial bienvenida a nuestra Primera Junta Ampliada CEAL 2017, en la cual trataremos diversos temas sobre el desarrollo económico y social de América Latina y que son de interés para todos los asistentes.

Quiero comenzar por felicitar al Capítulo de CEAL Guatemala, a mis amigos Carlos E. Mata, Emmanuel Seidner y todo su equipo, por el esfuerzo y compromiso con el Consejo para montar este exitoso evento.

Señor Canciller, amigos empresarios, todos…

Somos testigos de que Latinoamérica y el mundo están viviendo cambios trascendentales que impactan nuestro rol como empresarios.

El cambio tecnológico siempre se acelera; nunca se estanca con el tiempo. Un claro ejemplo son los avances que hemos visto en las tecnologías. Es difícil imaginar que apenas diez años atrás no existían los dispositivos inteligentes como el iphone, las aplicaciones de mapas (¿cómo llegábamos a los sitios?), ni las redes sociales (aunque en realidad, Facebook inició hace 11 años): Twitter nació hace nueve e  Instagram se lanzó hace cuatro.   Ahora,  ¡más de 2 mil millones de personas tienen perfiles sociales!

Por eso, el tema que nos convoca hoy es el de “Las Macro Tendencias Globales y la relación con Estados Unidos”, tendencias que sin duda afectarán, o ya afectan, nuestras vidas y negocios.

Hoy en día, los cambios se dan de manera exponencial.  El mundo ha cambiado más en los últimos cinco años que en los 20 pasados. Estas macrotendencias nos presentan el desafío de reinventarnos y renovarnos constantemente, no sólo como personas y como empresarios, sino también como sociedades y países. Es la única manera de mantenernos competitivos y de enfrentar los nuevos retos y aquellos viejos problemas que todavía no hemos podido solventar por completo.

En este contexto, los empresarios debemos ser parte de la solución y no del problema, debemos ser protagonistas y no sólo espectadores.

Y nuestra organización, CEAL, no se puede quedar atrás en esta transformación.  CEAL también debe renovarse, pero la pregunta es: ¿Hacia dónde y cómo nos reinventamos? Lo primero es reconocer que las cosas han cambiado y estar convencidos que, en este contexto, nosotros también debemos renovarnos.  Luego, ya que los cambios son tan vertiginosos, planear una estrategia sólo para el mediano plazo… ya que en cinco años las cosas habrán cambiado de nuevo.

La buena noticia es que ya hemos iniciado el desarrollo de un plan estratégico que guiará la transformación de CEAL.  Esta estrategia apoya el plan de trabajo propuesto para este período, en el que buscaremos desarrollar un diálogo permanente entre los capítulos, empoderándolos y dándoles las herramientas que faciliten el intercambio de lecciones aprendidas. Esta transformación no podrá ser posible sin la participación activa de todos los miembros, así como la de los jóvenes, quienes serán, en un futuro, los encargados de continuar este legado.

Hemos diseñado la agenda de esta primera Junta Ampliada con paneles que tienen como objetivo abrir una discusión donde podamos establecer los principios que definan la estrategia y el propósito de nuestra transformación.

Iniciaremos el día analizando con McKinsey Global Institute el enfoque de su último informe ¿Qué tan informados y preparados estamos sobre las fuerzas que hoy rigen al mundo y a nuestros negocios? Quiero agradecer a Andrés Cadena y Hugo Baquerizo por todo su apoyo y por el conocimiento que van a compartir con nosotros.

Continuaremos abordando otro tema de vital importancia para nosotros los latinoamericanos: el rumbo de las relaciones de Estados Unidos con nuestros países, uno de los principales socios de la región.

Aunque  todavía hay incertidumbre sobre la política de comercio exterior del nuevo presidente de Estados Unidos,  ya amenaza con imponer el proteccionismo y desarticular la globalización.      Los efectos ya se están sintiendo en nuestro hermano país de México.

Esto nos obliga a replantearnos las estrategias de país – gobierno, empresa y sociedad civil—para ser menos dependientes de los mercados externos ….de un socio comercial en particular, y llevarnos a diversificar nuestros mercados y a fortalecer e incrementar el comercio intrarregional.

Para abordar este tema, hemos invitado al expresidente de México, Felipe Calderón, para que aporte a esta importante discusión. El ex presidente es reconocido por haber dejado una profunda huella en su país como demócrata y como defensor del Estado de Derecho.

Como CEAL, queremos  expresarle a la actual administración de Estados Unidos  que los lazos de integración y cooperación forjados en el pasado,  nos benefician a todos. Y por lo tanto, esperamos que se mantengan y consoliden.

Estamos ante un momento de reflexión donde debemos analizar el estado de la competitividad de América Latina y la urgente necesidad de desarrollar una sólida infraestructura productiva.

Como empresarios y como ciudadanos latinoamericanos, requerimos una infraestructura de transporte, energía y telecomunicaciones que realmente apoye la integración, productividad y la movilidad social, pieza clave para reducir la pobreza.

Conscientes de que nuestros gobiernos no pueden realizar solos este esfuerzo, como empresarios podemos y debemos involucrarnos en la financiación, ejecución y gestión de proyectos de infraestructura.

Hoy, de la mano de la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), el brazo privado del BID, analizaremos este panorama para cerrar la brecha existente entre la oferta y demanda de infraestructura. Actualmente, América Latina invierte cerca del 3% de su Producto Interno Bruto (PIB) en infraestructura, siendo ideal llegar a una inversión del 6,2% anual del PIB al 2020, lo que representará unos 320.000 millones de dólares. Estas inversiones contribuirán a incrementar la cobertura y a mejorar la calidad de los servicios básicos como alcantarillado y aguas limpias, así como el transporte y la conectividad, lo que permitirá incrementar el bienestar general de la población.

En el marco de la celebración del año internacional del turismo sostenible para el desarrollo y el auge de nuestra región como destino turístico, conversaremos también de los efectos de este sector en el crecimiento de América Latina.

Como sabemos, el turismo, la llamada industria sin chimeneas, es una de las actividades más productivas que se conocen.

Este sector necesita un alto número de trabajadores y de servicios y productos de diversos sectores, convirtiéndolo en un formidable generador de empleos cuyos efectos se sienten en prácticamente todas las áreas de la economía.

Para cerrar nuestra jornada, analizaremos un tema que a muchos nos inquieta, tanto por sus efectos como por el manejo del mismo: el llamado social media.

El desarrollo de la tecnología ha traído ventajas y oportunidades inimaginables, pero también nos ha expuesto a nuevas amenazas. Sergio Roitberg, CEO de la firma consultora Newlink, nos estará ilustrando cómo las nuevas tecnologías pueden minar – de la noche a la mañana- la reputación de personas, familias y empresas que han trabajado toda una vida para construir un legado, y qué podemos hacer al respecto.

Queridos amigos y colegas empresarios:

Como sector privado somos responsables de generar casi el 90% de toda la actividad económica de la región, y de crear 9 de cada 10 puestos de trabajo. Nosotros, los empresarios de la región, podemos impulsar una verdadera transformación.

Si queremos tener naciones prósperas de las que se erradique la pobreza, tendremos que desarrollar un tejido empresarial denso, variado y exitoso.

No podemos ser observadores pasivos, debemos ser partícipes activos en la transformación de nuestros países y trabajar de la mano con nuestros gobiernos con el fin de impulsar el desarrollo social y económico de la región. Debemos aportar a un desarrollo sostenible con acciones responsables y transparentes, con el fin de ser parte de la solución.

Estoy convencido que nuestro aporte como empresarios latinoamericanos puede hacer la diferencia. Somos un punto de encuentro y debate franco sobre los temas trascendentales para nuestra región. Por lo tanto, hay que examinar el momento en el que estamos, intercambiar ideas y definir lo que debemos hacer para beneficio de todos.

 

Espero que esta Junta mantenga lo que ha sido hasta ahora su gran activo, la posibilidad de un diálogo franco y abierto que genere el compromiso en cada uno de nosotros, de promover cambios económicos y sociales que busquen disminuir la brecha de desigualdad que aqueja la región.

Sean todos bienvenidos a esta histórica y bella ciudad de Antigua, que nos acoge, y a la que reitero y agradezco, en nombre de los empresarios de Latinoamérica, por su generosa hospitalidad.

Muchas gracias.


Discurso Toma de Posesión Presidente Internacional 2016-2017

XXVII Asamblea Plenaria CEAL. Miami. EE.UU.

Camilo Atala F. | Presidente CEAL Internacional

Muy buenas tardes señores y señoras; compañeros del CEAL.

Es un honor estar hoy aquí, en la culminación de esta Asamblea Plenaria. Les agradezco a todos ustedes su presencia.

Quiero comenzar por felicitar al Capítulo de CEAL Miami, a mi amigo Roberto Zamora y todo su equipo, por el esfuerzo y compromiso de haber organizado este exitoso evento de una forma impecable. ¡Por favor acompáñenme a felicitarlos!

Permítanme, ante todo, agradecer a la Comisión Ejecutiva, a la Junta Directiva de CEAL, y a esta Asamblea, por otorgarme el honor y privilegio de presidir este Consejo para el período 2016-2017. Acepto esta responsabilidad con humildad y con mi más alto compromiso de servirle al Consejo en el desarrollo firme de sus objetivos, así como de seguir trabajando por una mejor Latinoamérica a través del fortalecimiento del rol responsable y constructivo del sector privado en nuestros países.

Tengo el honor de ser acompañado por dos nuevos Vicepresidentes, Juan Cortina Gallardo, presidente del Capítulo de México, y a Carlos Enrique Mata, presidente del Capítulo de Guatemala, dos empresarios de visión y de gran trayectoria, presidentes de Capítulos sólidos y representativos de nuestro Consejo. A los dos, desde ya, les extiendo mi más sincero agradecimiento por su disposición y compromiso en aceptar este reto. Estoy seguro que, con el apoyo de ustedes, del Consejo Consultivo y los Presidentes de Capítulo, nuestra organización hará realidad los propósitos establecidos.

Como hemos visto durante estos días, Latinoamérica y el mundo entero están viviendo cambios trascendentales que impactan nuestro rol como empresarios, siendo uno de ellos la reciente elección presidencial en Estados Unidos. El pueblo norteamericano ha tomado su decisión. La relación de América Latina con Estados Unidos continuará siendo vital para nuestras economías y para nuestra seguridad hemisférica. En este sentido, y en la medida que sea relevante, CEAL colaborará con la Administración del presidente electo, Donald Trump y con las Instituciones de este país, en todos aquellos temas de mutuo interés y que sean de nuestra competencia.

Tenemos un gran potencial como región. Latinoamérica representa hoy el 8.5% de la población mundial con más de 625 millones de habitantes. Su PIB representa el 7% del PIB mundial.

Sin embargo, pese a los avances sociales registrados en la última década, todavía el 29% de los latinoamericanos (175 millones) vive por debajo de la línea de la pobreza y el 12% (75 millones) en situación de pobreza extrema.

Esta es la realidad que hoy nos impone nuevos desafíos que debemos afrontar con inteligencia, responsabilidad y de manera propositiva, en vista al futuro inmediato de nuestros países y de nuestra región.

Entonces. ¿Qué puede hacer CEAL para hacer la diferencia en este contexto?

El sector privado es responsable de generar casi el 90% de toda la actividad económica de la región, y de crear 9 de cada 10 puestos de trabajo. Nosotros, como empresarios de la región, somos los que tenemos la responsabilidad de impulsar una verdadera transformación.

Debemos asumir nuestro rol y ejercer nuestro liderazgo como agentes de cambio.

Aunque CEAL tiene ya un camino definido, hay que ser innovadores para ayudar a la región a afrontar sus desafíos más urgentes. Mi invitación y plan de trabajo, es el desarrollo de un diálogo permanente entre los países, compartir las lecciones aprendidas, y seguir trabajando junto a los gobiernos en estrategias efectivas que eleven nuestra productividad.

Quisiera destacar, entonces, los tres pilares fundamentales que impulsaré desde la honrada tarea que asumo hoy.

El primer pilar es EMPODERAR A LOS CAPITULOS LOCALES. Esta será una de mis prioridades como Presidente de CEAL, apoyar a cada uno de los 21 capítulos que conforman nuestro Consejo en su dinámica, revitalización y acciones; tender puentes y fortalecer el espíritu de cooperación que nos caracteriza e incentivar acciones locales que agreguen valor a su empresariado y al país.

Clave es el compromiso incondicional de cada Capítulo CEAL que, trabajando de la mano de las organizaciones empresariales locales, asume un rol activo, propositivo, responsable y complementario a los esfuerzos de nuestros gobiernos. Acá no se trata del sector privado versus sector público. Para sacar a nuestros países adelante, tenemos que trabajar en equipo bajo un misma visión conjunta y constructiva con gobiernos que estén dispuestos a planificar a largo plazo y a trabajar en programas sostenibles para nuestras futuras generaciones, de una manera responsable, transparente y apegada al imperio de la ley.

Para esto es necesario fortalecer cada Capítulo de CEAL. Dotarlos de mayor peso para que su acción sea palpable a nivel local.

Estoy convencido de esto porque hoy el Capítulo de Honduras se ha convertido en un actor relevante y de peso en la creación de oportunidades para el país. Quisiera reconocer el compromiso y apertura del Presidente Juan Orlando Hernández (señala al Presidente, en reconocimiento), para trabajar mano a mano con CEAL y el sector privado, en impulsar proyectos de país, como es el Programa Honduras 2020. Este es un esfuerzo conjunto de CEAL y el gobierno, considerado como la iniciativa económica más importante del país, que busca generar empleo masivo mediante la promoción de seis sectores en los que Honduras tiene una fuerte ventaja competitiva.

PROMOVER MEJORES PRÁCTICAS es el segundo pilar. Además de ser una excelente plataforma de negocios y networking, creemos que CEAL puede cumplir una función sumamente útil a la hora de fomentar y compartir mejores prácticas.

Como empresarios integrales debemos ser conscientes del impacto que nuestra actividad tiene en nuestras sociedades y de las exigencias que esta nueva era impone sobre nosotros. Recordemos que somos más de 600 empresarios en este Consejo, una red con un sinfín de oportunidades y un potente efecto multiplicador. Imagínense el impacto que podemos lograr si todos en conjunto ponemos nuestro granito de arena y nos comprometemos a actuar con ética, a aplicar las mejores prácticas de gobierno corporativo y a contribuir directamente a una mejor Latinoamérica, con programas de responsabilidad social de alto impacto que complementen los esfuerzos gubernamentales.

Vamos a impulsar un plan a largo plazo para que los miembros puedan conocer, compartir e implementar los mejores estándares, a través de foros y eventos.

Porque ser verdaderos agentes de cambio para impactar positivamente el desarrollo de nuestros países exige una nueva forma de ver la vida, el trabajo y el rol social. Es financiar proyectos responsables con el medio ambiente, apoyar el desarrollo profesional y personal de nuestros colaboradores. Buscar e impulsar mejores prácticas en nuestros negocios y trabajar acorde con los estándares más altos de ética y transparencia.

Vivimos y trabajamos en un mundo de constante cambio, donde reina la incertidumbre y los cambios se dan con una rapidez exponencial. Donde todo es mucho más complejo: la fragmentación, la hiperconexión, la tecnología que cambia constantemente, la fuerza laboral que comprende desde los millenials hasta los baby boomers, todos con necesidades, aspiraciones y estilos totalmente diferentes.

Un mundo donde debemos empezar a sentirnos cómodos, estando incómodos. Esto nos obliga a reinventarnos constantemente para estar a la altura de los nuevos tiempos. Todos lo deberíamos hacer en nuestras empresas o nos quedamos obsoletos. Por eso, considero que es importante contar con un CEAL RENOVADO, uno donde los jóvenes tengan una participación activa y transformadora que, desde sus nuevos modelos y tendencias, nos aporten nuevas perspectivas y propuestas a nuestros objetivos. Este será el tercer pilar de enfoque.

Ya hemos iniciado una consulta que nos permitirá desarrollar con precisión acciones puntuales para vincular las nuevas generaciones a CEAL. Nada me encantaría más, que dejar conformado un grupo de jóvenes líderes entusiastas y con sentido de pertenencia, que le aporten a CEAL un nuevo aire en su evolución y adaptación a estos nuevos tiempos.

Estoy convencido que, fortaleciendo los capítulos locales, promoviendo mejores prácticas empresariales e involucrando a las nuevas generaciones al Consejo, entre otras acciones, permitirán mejorar y consolidar la imagen del empresariado latinoamericano y dar visibilidad a sus iniciativas.

Finalmente, me permito en nombre de todos los miembros del Consejo, agradecer de manera muy especial a Ingo Plöger, su entrega y dedicación como Presidente de CEAL.

Tu acertada visión sobre nosotros y nuestra región logró destacar el rol de CEAL como la voz de los empresarios de América Latina y como institución alerta y atenta a cooperar con gobiernos y organismo internacionales en la búsqueda de la prosperidad de la región y en la consecución de una América sin Fronteras.

Muchas gracias y nos vemos en nuestras próximas juntas ampliadas en Guatemala y Perú, y en la Asamblea Plenaria en México.